María & Fernando

Sevilla en marzo mola. A veces nos regala días llenos de luz, donde los colores lucen brillantes, y temperatura suave que permite a todo el mundo disfrutar del día. Eso nos pasó ese día.

Comenzamos en día en Dos Hermanas, en casa de la madre de la novia. La casa estaba muy tranquila. Únicamente su madre, la peluquera y María. Todo pensado para que los nervios no dejaran disfrutar de los momentos. La novia tomaba un té mientras la iban maquillando y peinando. Su hermano mayor llegó al rato. entre risas y conversaciones fue pasando el tiempo. De repente el hermano empezó a tocar el piano, todos los momentos se convertían en especiales. Y sin casi darnos cuenta ya estaba la novia lista. Lucía radiante como el día que estábamos disfrutando.

Mientras en la Iglesia de las Adoratrices esperaba el novio, Fernando, un gaditano rodeado de su familia y muchos amigos. Nervioso, deseoso y mirando el reloj que pasaba minuto a minuto hasta que llegó la novia. Entonces llegó ella y desde ahí todo fue coser y cantar. Muchas miradas cómplices, risas, toneladas de arroz, un dron de una amigo venido por sorpresa de Brasil,… Todo hizo que ese momento fuera increíble.

En la celebración los ingredientes fueron muy sencillos, muchas gente joven con ganas de pasarlo bien, buena comida con el catering, música en directo,… Todo pensado para lo que al final ocurrió. Todos disfrutamos de un gran día con una gran pareja! Muchas gracias por todo María y Fernando.